Educación Personalizada

Educación Personalizada

Educación Personalizada


El colegio se caracteriza porque tiene como centro de su proceso formativo a la PERSONA brindando un acompañamiento directo, sistemático y mediado para fortalecer su identidad.

Este proceso se fundamenta en 4 principios filosóficos:

APERTURA, TRASCENDENCIA, SINGULARIDAD, AUTONOMÍA que se vivencian en los diferentes momentos del proceso (trabajo personal, trabajo colaborativo, socialización, autoevaluación). En cada uno de estos momentos que se viven a diario se pretende formar un estudiante crítico, con valores, capaz de leer la realidad actual y dar una respuesta en beneficio propio, de otros y con su entorno.

El trabajo personal favorece el ejercicio da la responsabilidad, autonomía, libertad del estudiante a través de un acompañamiento constante del profesor que atiende las necesidades individuales, y los estilos de aprendizaje (Vivencias de los principios de AUTONOMÍA, SINGULARIDAD).

El trabajo en equipo (colaborativo) y la socialización del aprendizaje permite desarrollar habilidades sociales, convivencia, comunicativas y de bien común (aspectos fundamentales de la APERTURA Y TRASCENDENCIA)

Autoevaluación capacidad de análisis crítico, reflexivo y de reconocimiento individual que retroalimenta el proceso (Trascendencia).

Los instrumentos que median el proceso son: guías de trabajo, talleres, TICS, libros de consulta (bibliobanco), material concreto. Su uso óptimo propicia un aprendizaje de calidad.

Este proceso de Educación Personalizada se enmarca en los principios pedagógicos de la fundadora Marie Poussepin:

“Pedagogía del amor y el respeto, pedagogía de la gravedad y el equilibrio, pedagogía de la ternura, pedagogía de la tolerancia, pedagogía de la verdad, de la interioridad, de la igualdad, de la vigilancia y la corrección que dan respuesta al desamor y falta de respeto, a la ausencia de autoridad por falta de adultos significativos, a un mundo en el que sólo cuenta el interés personal, al grave problema de intolerancia, a la mentira, al vacío espiritual, a la desigualdad, al sin sentido de la vida, a la inversión de valores.” (fuente Pildoritas pedagógica Marie Poussepin)

De esta manera no sólo construimos conocimiento sino que formamos en todas las dimensiones del ser.